Sobre el fútbol africano

Las calles africanas han dado jugadores
muy técnicos como Okocha // Totalposters

Desde que tengo uso de razón llevo escuchando lo mismo sobre el fútbol africano: que si «es el fútbol del futuro» que si «en unos años tendrán a las selecciones más potentes» etc… Si bien el fútbol del continente olvidado ha dado un paso adelante más que evidente durante las últimas décadas, no hay equipo europeo que se precie que no tenga un par de jugadores africanos, creo que todas estas afirmaciones no llegaran, por lo pronto, a hacerse realidad.

La evolución del fútbol ha sido muy grande durante los últimos años. Ahora hablamos más de un negocio que de un deporte y las ligas han pasado de estar pensadas para los aficionados de los equipos a estar pensadas en los japos y koreanos que pueden hacer crecer los impactos publicitarios. Esta arista materialista también tiene su reflejo en lo que al juego se refiere y cada vez vemos un fútbol más profesionalizado cosa que afecta negativamente a los africanos faltos de recursos e infraestructuras. 
La Zambia de Renard tiene un gran trabajo táctico // Reuters
Hace años el éxito en el fútbol estaba basado en el talento. Países como Argentina y Brasil marcaban las diferencias ya que los niños pasaban horas y horas en sus calles dándole a la pelota. Triunfar en el fútbol o miseria. Un devenir cruel para la juventud que ha dado como resultado generaciones de futbolistas irrepetibles. Este no es el problema de África ya que, lamentablemente, sus niños tienen mucho tiempo para jugar al fútbol. El físico tampoco es problema del continente africano. Sus jugadores son, hoy por hoy, muy valorados en gran cantidad de equipos europeos por su músculo negro. Por otra parte, equipos la campeona de la Copa África 2012, Zambia, rompen el estereotipo que dice que el problema de los equipos africanos es la táctica. Las jugadas ensayadas o su repliegue defensivo son de alto nivel, como si de un equipo europeo de tratara. 
Hoy por hoy, el fútbol que se impone es el que se basa en una cultura. Los ejemplos más claros son el Barça de Guardiola bajo la filosofía cruyffista y la selección española. Entender el fútbol bajo unas premisas claras y trabajarlas, con paciencia, labrando el éxito del futuro. Esto necesita un orden, unas infraestructuras, un método de trabajo y son precisamente estos aspectos los que echamos en falta en África. No hay dinero ni recursos para construir masias ni milanellos y sus sociedades no han encontrado la calma necesaria para construir su propia cultura futbolística. El éxodo de jugadores africanos hacia diferentes puntos de Europa, en los que cada uno recibe unas influencias distintas, o la gran cantidad de entrenadores extranjeros en sus selecciones tampoco ayudan. 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.